30 abril 2009 4 30 /04 /abril /2009 18:18



Tema de discusión en clase: Enviado por: Nancy Guevara

Su origen proviene de Irán, fue cultivada en Caldea, hace por lo menos cuatro mil años donde los magos lo utilizaban como ingrediente y accesorio en la preparación de sus pociones mágicas, pasando después a Egipto desde donde se supone que se extendió su uso, no solo como aditivo a las pócimas, sino que también se le dio utilidad culinaria, saliendo fuera de Egipto hacía otros pueblos con los que mantenía relaciones de tipo comercial.           

En el IV Libro de Moisés, llamado de “Los Números”se lee: Nos acordamos mucho del pescado que comíamos en Egipto de balde.......... y de los puerros, cebollas y ajos.

En el refranero hispano hallamos refranes que se refieren a las grandes cualidades nutritivas de estas plantas: Quítale al labriego el ajo, y lo conocerás en su trabajo; comer ajo y beber vino no es desatino; ajo crudo y vino puro pasan el puerto seguro, Sabemos por Herodoto que los esclavos encargados de la construcción de la primera pirámide, la de Gizeh, eran alimentados con ajos y cebollas, llegándose a gastar mil seiscientos talentos de plata en la compra de dichos alimentos, cantidad que para algunos sectores de la sociedad fue considerada como un dispendio, tanto es a si, que la cifra fue gravada en una de las caras de la pirámide, para que no se olvidara el “despilfarro.” Pero en cuanto las dos hortalizas fueron deificadas, el pueblo no pudo alimentarse con ellas, sin embargo siguieron utilizándolas los demás pueblos mediterráneos, hebreos, fenicios y después griegos y romanos. Existen diferentes especies de ajos, teniendo una gran importancia en medicina, en la economía doméstica y en jardinería. El ajo y la cebolla, además de atribuírsele propiedades mágicas, se usaron como plantas medicinales desde la más remota antigüedad, aun en algunos pueblos se sigue utilizando como medicina doméstica, también se llegó a usar sobre todo el ajo, como amuleto persistiendo en la actualidad dicha práctica.

Homero, refiere que, cuando Circe (Maga famosa, hija del Sol y de la ninfa Persea) convirtió en cerdos a los compañeros de Ulises, éste pudo sustraerse a tal hechizo por medio del ajo que recibió de Hermes, dios griego, hijo de Zeus y de Maya, patrón de los juegos olímpicos y protector de los caminos, comercio y juegos de azar.

El hecho de utilizarlo como amuleto consistía en que creían que los ajos ahuyentaban los malos espíritus, para expulsarlos los quemaban mezclados con otras hierbas siguiendo para cada caso un ritual.     

En el norte de Europa, utilizaban el ajo y la mandrágora para elaborar unas figuritas con forma humana, a las que, supersticiosamente se le atribuían propiedades que no tenían, el hecho de llevarlas consigo les hacía creer que eran invulnerables a cualquier maleficio. La mandrágora es una planta sin tallo, narcótica, de hojas anchas y fruto ovoide, utilizándola antiguamente como narcótico y en las pócimas que preparaban los magos porque creían que poseían poderes mágicos.         

Dioscórides, botánico griego ( I s. d. C.) , autor de un tratado farmacológico que tuvo gran influencia histórica con su obra Materia Médica estudia las propiedades del ajo bajo todos los puntos de vista. Entre muchas de las cualidades que le atribuye, sin tener en cuenta las anteriormente mencionadas, son las de poseer poder corrosivo al ser aplicado sobre el cuerpo produciendo llagas, es útil para las mordeduras de víboras, antitusígeno, contra la hidropesía, cura los empeines, las pecas, la caspa y la sarna, combate la tos ferina, es revulsivo unido a la manteca aplicándose como los sinapismos..... Si escribiéramos todos las cualidades que tienen los ajos, no acabaríamos en mil años.   

Por otra parte, el ajo durante la Edad Media y el Renacimiento era apreciado como un poderoso antídoto contra la peste que asolaba a Europa. En nuestros tiempos se descubrió que tiene poder bactericida e hipotenso, así como excitante y carminativo (favorece la eliminación de los gases en el intestino). También lo utilizaban como vermífugo (propiedad de expulsar las lombrices del intestino). Bueno es saber que un científico en 1935 preconizó el empleo del ajo contra las intoxicaciones del tabaco...         

El inconveniente más importante, tomando crudo el ajo, es que se difunde por todo el cuerpo y lo desagradable de su persistencia; su olor se deja notar a través de la orina, sudor y aliento.

En la medicina casera, la mejor manera de administra el ajo es en forma de ajiaceite,que hay gente que lo toma mezclado en vino en ayunas o el célebre allioli, con este preparado se untan las viandas para hacerla más apetitosas. El ajo blanco es menos fuerte que los otros porque trae por añadidura miga de pan, vinagre y agua, y para el verano es muy fresquito.

COMPOSICIÓN: el ajo contiene una sustancia sulfurada llamada aliina, que tras una serie de reacciones químicas se convierte en disulfuro de alilo, el que da el olor tan fuerte a ajo. Para enmascarar el olor de los ajos se recomienda comer manzanas o masticar perejil, o hacer enjuagues bucales con agua oxigenada de 10 volúmenes, con agua, en una proporción al 50 %, pero parece ser que no son muy efectivos, el mejor remedio es comerlo de noche y acostarse.

USOS EN LA GASTRONMIA PERUANA:

En  nuestro pais (peru) la ceblla y el ajo son la base para la mayoria de los aderesos para variados platos peruanos, debido a estas divinos vejetales es que nuestra cocina peruana guarda un gran sabor y que ah sido reconocida como uno de las mejores cocinas del mundo y gracias a este majestuoso manjar como son el ajo y la cebolla:


La literatura española está repleta de referencias a este alimento tan cotidiano. Quizás uno de los poemas más representativos sea el de "nanas de la cebolla" de Miguel Hernández:


"En la cuna del hambre
 mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.
.."


Receta:

Escabeche de pescado

6 Filetes de pescado
½ taza de vinagre
2 cebollas grandes cortadas en cuñas
2 ají amarillo fresco
1 rama de hierbabuena
Sal
Pimienta
Comino
Harina en cantidad necesaria
1 ½ taza de aceite
4 cucharadas de ají mirasol en pasta
2 dientes de ajo molidos
2 choclos cocidos, cortados en tajadas gruesas
2 camotes cocidos, pelados y en tajadas gruesas
3 huevos cocidos
Hojas de lechuga

 
FUENTES:   http://www.regmurcia.com/servlet

 http://www.pasqualinonet.com.ar/la_cebolla.htm

Compartir este post

Published by jaime ariansen - en 03 PRODUCTOS
Comenta este artículo

Comentarios

Instituto De Los Andes

  • : INSTITUTO DE LOS ANDES
  • INSTITUTO DE LOS ANDES
  • : BLOG DE JAIME ARIANSEN CESPEDES, DIRECTOR DEL INSTITUTO DE LOS ANDES DE LIMA - PERÚ jaimeariansen@hotmail.com
  • Contacto

Enlaces

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog