Seguir este blog
Administration Create my blog
18 diciembre 2014 4 18 /12 /diciembre /2014 00:04
HISTORIA DE LA BOTÁNICA - CAPITULO 03

CARLOS LINNEO

Carlos Linneo, nació en Suecia, 23 de mayo de 1707 y falleció en Upsala, Suecia, 10 de enero de 1778), fue un gran científico, naturalista, botánico y zoólogo que estableció los fundamentos para el esquema moderno de la nomenclatura binomial. Se le considera el fundador de la moderna taxonomía, y también se le reconoce como uno de los padres de la ecología.

Linneo nació en la región rural de Råshult, al sur de Suecia. Su padre, Nils, fue el primero de su estirpe en adoptar un apellido permanente, previamente, los antepasados utilizaban el sistema de nombres basados en el patronímico, como era tradicional en los países escandinavos.

Inspirándose en un tilo, que había en las tierras de la familia, Nils escogió el nombre Linnaeus, como forma latinizada de lind, «tilo» en idioma sueco.

Linneo realizó una gran parte de sus estudios superiores en la Universidad de Upsala y, hacia 1730, empezó a dar conferencias de botánica.

Vivió en el extranjero entre 1735-1738, donde estudió y publicó una primera edición de su Systema Naturae en los Países Bajos.

De regreso a Suecia se convirtió en profesor de Botánica en Upsala. Durante las décadas de 1740, 1750 y 1760 realizó varias expediciones a través de Suecia para recolectar y clasificar plantas, animales y minerales publicando varios volúmenes.

En el momento de su muerte, era reconocido como uno de los científicos más importantes en toda Europa.

El filósofo Jean-Jacques Rousseau le envió el mensaje: «Dígale que no conozco a un hombre más grande en la tierra».

El escritor alemán Goethe escribió: «Con la excepción de Shakespeare y Spinoza, no conozco a nadie, entre los que ya no viven, que me haya influido más intensamente».

El autor sueco Strindberg escribió: «Linneo era en realidad un poeta que se convirtió en naturalista». Entre otros cumplidos, Linneo fue llamado el Príncipe de Botánicos, El Plinio del Norte y El Segundo Adán. Asimismo, es considerado héroe nacional de Suecia.

A Linneo se le atribuyen varias innovaciones centrales en la Taxonomía. En primer lugar, la utilización de la nomenclatura binomial de las especies en conexión con una rigurosa caracterización morfológica de las mismas.

En segundo lugar, el uso de una terminología exacta. Basado en el trabajo de Jungius, Linneo definió con precisión varios términos morfológicos que serían utilizados en sus descripciones de cada especie o género, en particular aquellos relacionados con la morfología floral y con la morfología del fruto.

No obstante, el mismo Linneo notó las fallas de su sistema y buscó en vano nuevas alternativas. Su concepto de la constancia de cada especie fue un obstáculo obvio para lograr establecer un sistema natural ya que esa concepción de la especie negaba la existencia de las variaciones naturales, las cuales son esenciales para el desarrollo de un sistema natural.

Esta contradicción permaneció durante mucho tiempo y no fue resuelta hasta 1859 con la obra de Charles Darwin.

Durante los siglos XVII y XVIII también se originaron dos disciplinas científicas que, a partir de ese momento, iban a tener una profunda influencia en el desarrollo de todos los ámbitos de la botánica: la anatomía y la fisiología vegetal.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
17 diciembre 2014 3 17 /12 /diciembre /2014 16:09
INGENIERÍA INDUSTRIAL - CAPITULO 7

CAPÍTULO 7

1.15 La Competitividad, Concepto Clave de la Producción Industrial.

01. La competitividad es un elemento del mercado que impulsa a las empresas a superarse.

02. Debemos llegar a niveles de excelencia para estar en condiciones de competir con cualquiera en el mercado internacional.

03. La competitividad debe ser efectuada siempre bajo los preceptos morales permitidos, nunca hacer una acción desleal por tratar de conseguir un mejor resultado.

04. Todas las empresas deben conocer sus fortalezas y sus debilidades para poder competir mejor. La competitividad tiene ahora un nivel internacional.

05. Todas las empresas que actúe con rapidez habrá logrado avanzar un paso más con relación a los niveles de competitividad.

06. Competir significa “trabajar” para ganar un segmento del mercado, lo cual implica usar las mejores técnicas. Las empresas para competir deberán estar en igualdad de capacidades y condiciones del mercado internacional.

07. Si se produce en mayor cantidad, el precio unitario se reduce, de esta forma se puede controlar un factor importante de la competitividad.

08. Tenemos que avanzar a toda máquina, en el difícil mercado de una economía liberal globalizada. Tenemos que ser creativos y eficientes para sobrevivir en un mercado competitivo.

09. La competencia, siempre y cuando sea justa y razonable, puede llevar mejores productos y a precios más bajos al mercado, lo que beneficiará al turismo, así como a los consumidores.

10. Ser competitivo es desarrollo. La competitividad supone un costo de inversión en tecnología.

11. Toda empresa deberá alcanzar el éxito con un nivel adecuado de competitividad.

12. La competitividad va de la mano con el desarrollo tecnológico. Cada vez más las empresas necesitan de personal idóneo y creativo para poder competir.

1.16 La Eficiencia y la Eficacia en la Producción Industrial.

01. La eficiencia es un nivel que marca la efectividad de nuestros trabajos y acciones.

02. Uno debe ser siempre eficiente y puntal en todo lo que realice.

03. No es lo mismo ser activo que eficaz, como tampoco ser vehemente que activo.

04. Una persona es activa cuando, para la ejecución de un fin cualquiera, consigue de inmediato aquellos medios que se precisan para llegar a la meta.

05. Una persona es eficaz cuando selecciona y emplea los medios para llegar a la meta con oportunidad, de modo tal, que la forma de utilizar los medios no malogre los resultados.

06. La actividad puede ser cosa de improvisación cuando no de ligereza, la eficacia es asunto de prudencia, de reflexología y de lógica.

07. La verdadera naturaleza de la eficacia es “hacer lo que podemos hacer” y desentendemos de aquello que no podemos hacer.

08. El que hacer de una empresa depende del grado de eficacia de sus colaboradores.

09. La eficacia no es un don que nos regalan del cielo, la eficacia es hija predilecta de la mente o, si se prefiere de la razón. Esto connota esfuerzo y, por lo tanto, propósito de entrenamiento.

10. La competitividad es ahora más importante que la eficacia.

11. Para lograr eficiencia, el personal debe ser capaz y esmerarse en las tareas encomendadas, ser eficaz es solucionar problemas.

12. Toda empresa deberá tener personas eficaces en su gestión. El personal tiene que ser eficiente en cualquier ámbito, se debe alcanzar en todos los niveles de la gestión empresarial, desde el gerente hasta el personal subalterno.

13. La eficiencia es la obtención de los objetivos con la cantidad mínima de recursos.

14. La eficiencia de un plan se mide por su contribución al propósito y los objetivos que se persiguen.

15. Eficientes o no caminamos inexorablemente hacia el futuro lo que encontramos en él dependerá de nuestras acciones de hoy.

16. Debemos preparar al equipo de trabajo para que actúe eficientemente no importa quien falte.

17. Cuando más se divide el trabajo, dedicando a cada empleado a una actividad más limitada y concreta se obtiene de él, eficiencia, destreza y precisión en mayor grado.

18. Las cosas y en general la eficiencia no es obra de la improvisación, cuando las personas se especialicen, más eficientemente realizarán su trabajo.

19. La eficiencia, es la capacidad de hacer correctamente las cosas.

20. El desempeño de un gerente puede medirse o partir de dos conceptos: eficiencia y eficacia.

21. Sólo la gente que quiere influir en el desempeño de los otros y obtener satisfacciones al hacerlo, es susceptible a convertirse en administrador efectivo.

22. Los buenos administradores tienen la capacidad de tolerar y comprender las reacciones emocionales, de las personas dentro de una organización para obtener su cooperación.

23. La eficacia es la capacidad de escoger los objetivos apropiados; el administrador eficaz es aquel que selecciona las cosas correctas para realizarlas.

24. La eficiencia con la que una organización alcanza sus objetivos y satisface las necesidades de la sociedad depende de cuan bien realicen su trabajo los administradores.

25. Por lo general el liderazgo está considerado en términos de su eficacia o su ineficiencia.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
17 diciembre 2014 3 17 /12 /diciembre /2014 15:17
LA ACELGA - 004

HISTORIA DE LA MEDICINA TRADICIONAL

ACELGA

Familia - Quenopodiáceas

Latín - Beta vulgaris

Inglés - Chard, Spinach beet

Francés - Poirée, Cote de bettes

Alemán - Blattmangold, Schnittmangold

Nombres Populares: Acelga, zaratán, remolacha, beterava.

Características:

Posee hojas y peciolos comestibles, según sus variedades las hojas pueden ser pequeñas y anchas con pencas delgadas, o bien hojas grandes con pencas carnosas de hasta 10 cm. de anchura. En ambos casos las pencas pueden ser blancas o rojas.

Hábitat y Recolección:

Se desarrolla en climas templados durante todo el año, se debe sembrar durante el verano para tener cosecha en la primavera, o en invierno para cosechar en verano. Requiere gran cantidad de agua.

La recolección se debe realizar cuando las hojas están aún tiernas y verdes, pues tienen un sabor agradable, en cambio cuando se ponen amarillas son ácidas y poco apetecibles.

Propiedades Medicinales:

La acelga es antidiarréico, antiinflamatorio del aparato digestivo, combate las cálculos renales, es anticancerígeno y antiinfeccioso.

Composición Química:

Contiene gran cantidad de vitamina A y C, calcio y hierro. Además de fósforo, retinol y vitaminas B1, B2 y B5.

Historia:

La acelga es una hortaliza originaria del Mediterráneo.

Es una hortaliza muy apreciada en Alemania y cultivada en Francia, Italia, España, Holanda, Suiza y en el centro y sur de Europa.

Gastronomía:

  • Receta Nº 1

Budín de Acelga

Ingredientes:

Acelga

12 Atados

Pan de molde s/corteza

1 Unidad

Leche

1 Taza

Queso parmesano

¼ Kilo

Salsa de tomate

2 Cucharadas

Huevos batidos

8 Unidades

Mantequilla

2 Cucharadas

Sal y pimienta

Cantidad suficiente

Preparación:

1. Lavar la acelga y cocinar en agua con sal. Luego enjuagarla con agua fría.

2. Remojar el pan de molde en leche, escurrirlo y pasarlo por cedazo. Agregar el queso parmesano, sal, pimienta, salsa de tomate, huevos batidos y mantequilla, unirlo con las acelgas y verter sobre un molde untado con mantequilla.

3. Llevar al horno. Desmoldar en una fuente y cubrir con la salsa que desee.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
17 diciembre 2014 3 17 /12 /diciembre /2014 05:41
LA HISTORIA DE LA QUÍMICA - (01-10)

Ing. Jaime Ariansen Céspedes – Instituto de los Andes

001 – La Química es la ciencia que estudia la composición, estructura y propiedades de la materia, así como los cambios que ésta experimenta durante las reacciones químicas y su relación con la energía.

002 - Es definida, en tanto, por Linus Pauling, como la ciencia que estudia las sustancias, su estructura (tipos y formas de acomodo de los átomos), sus propiedades y las reacciones que las transforman en otras sustancias.

003 - La química moderna se fue formulando a partir de la alquimia, una práctica proto-científica de carácter filosófico, que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la medicina, la biología, entre otras ciencias y artes.

004 - Esta fase termina al ocurrir la llamada, Revolución de la química, basada en la ley de conservación de la masa y la teoría de la oxígeno-combustión postuladas por el científico francés, Antoine Lavoisier.

005 - Las disciplinas de la química se agrupan según la clase de materia bajo estudio o el tipo de estudio realizado. Entre éstas se tienen:

- La química inorgánica, que estudia la materia inorgánica.

- La química orgánica, que estudia la materia orgánica.

- La bioquímica, que estudia las substancias existentes en organismos biológicos.

- La fisicoquímica, que comprende los aspectos energéticos de sistemas químicos a escalas macroscópicas, moleculares y atómicas.

- La química analítica, que analiza muestras de materia y trata de entender su composición y estructura.

006 - La historia de la química abarca un periodo de tiempo muy amplio, que va desde la prehistoria hasta el presente, y está ligada al desarrollo cultural del hombre y su conocimiento de la naturaleza.

007 - Las civilizaciones antiguas ya usaban tecnologías que demostraban su conocimiento de las transformaciones de la materia, y algunas servirían de base a los primeros estudios de la química.

008 - Entre ellas se cuentan la extracción de los metales de sus minas, la elaboración de aleaciones como el bronce.

009 - La fabricación de cerámica, esmaltes y vidrio, la fermentación de la cerveza y el vino, la extracción de sustancias de las plantas para usarlas como medicinas o perfumes y la transformación de las grasas en jabón.

010 - Ni la filosofía, la alquimia y la protociencia química, fueron capaces de explicar la naturaleza de la materia y sus transformaciones. Sin embargo, a base de realizar experimentos y registrar sus resultados los alquimistas establecieron los cimientos para la química moderna.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
15 diciembre 2014 1 15 /12 /diciembre /2014 10:31
FRANCISCO DE ORELLANA - 1542

Francisco de Orellana

(Trujillo, España, 1511 - ?, 1546) Explorador y conquistador español, descubridor de la selva amazónica y primer navegante del río más caudaloso de la Tierra.

Poco conocido y eclipsado por nombres de la talla de Hernán Cortés o Francisco Pizarro, Orellana protagonizó, sin embargo, uno de los episodios más brillantes de la historia española en el Nuevo Mundo, siendo su vida un ejemplo de heroísmo y honestidad.

La abuela materna de Francisco de Orellana pertenecía a la familia Pizarro, de modo que tanto por su patria chica como por su linaje no le eran ajenos los aromas americanos. Nada se sabe de su infancia, pero no hay duda de que desde niño quiso emular las gestas de sus paisanos, ya que en 1527, siendo sólo un mozalbete, se trasladó al Nuevo Mundo para integrarse en la reducida hueste de su pariente,Francisco Pizarro.

Junto a él participó en la conquista del imperio de los incas, revelando ser un soldado hábil y sobre todo fogoso, tanto que en cierta ocasión pecó de temerario y perdió un ojo luchando contra los indios manabíes. Antes de cumplir los treinta años, Orellana había tomado parte en la colonización del Perú, había fundado la ciudad de Guayaquil y era, según los cronistas, inmensamente rico.

Al estallar la guerra civil entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro, Orellana no dudó en decantarse a favor de su pariente. Organizó un pequeño ejército e intervino en la batalla de Las Salinas, donde Almagro fue derrotado. Luego se retiró a sus tierras ecuatorianas y desde 1538 fue gobernador de Santiago de Guayaquil y de la Nueva Villa de Puerto Viejo, etapa en la que se distinguió por su carácter emprendedor y por su generosidad.

Además, hizo algo verdaderamente encomiable y singular: puesto que deseaba ligar su existencia a aquellos territorios, juzgó necesario aprender las lenguas indígenas y se dedicó concienzudamente a su estudio. Este afán, que le honra y distingue de sus rudos pares, iba a contribuir en gran medida a que alcanzase la ansiada gloria, como veremos más adelante.

Aun cuando podía haber terminado sus días rodeado de paz y prosperidad, ni las riquezas ni el bienestar podían calmar su sed de aventuras y nuevos horizontes. Por este motivo, cuando supo que el gobernador de Quito, Gonzalo Pizarro, estaba organizando una expedición al legendario País de la Canela, Orellana no vaciló ni un momento y se ofreció a acompañarlo.

El País de la Canela

Las noticias acerca de la abundancia de la preciada especia en las tierras del oriente ecuatoriano se remontaban a una época anterior a la llegada de los españoles, y eran tan prometedoras como las que daban cuenta del fabuloso reino de El Dorado. El hermano pequeño del conquistador del Perú estaba decidido a encontrar la gloria en el descubrimiento de aquel fructífero País de la Canela y con ese propósito salió de Quito en febrero de 1541 al frente de 220 españoles y 4.000 indígenas. Por su parte, Orellana intentó reunirse con él, pero al llegar a la capital tuvo conocimiento de que Gonzalo ya había partido dejando el encargo de que siguiera sus pasos.

A la cabeza de un reducido grupo de 23 hombres, Orellana se dispuso a atravesar los temibles Andes ecuatorianos. Tras recorrer la altiplanicie, comenzó una lenta y fatigosa ascensión sorteando profundas quebradas, laderas pobladas de una maleza impenetrable y pendientes rocosas desprovistas de toda vegetación. En las cumbres andinas, los expedicionarios padecieron a causa del viento gélido y sobrecogedor; más tarde, tras un penoso descenso, el calor tórrido y la atmósfera asfixiante de la selva volvieron a quebrantarles. Al fin, macilentos y diezmados, llegaban al campamento de Gonzalo con un rayo de esperanza brillándoles en los ojos.

La decepción fue enorme. El campamento no se encontraba en ningún fragante bosque de árboles de la canela, sino en una zona pantanosa e inhabitable. Hundiéndose en las ciénagas y tropezando continuamente con las gruesas raíces que alfombran la jungla, los hombres buscaron por los alrededores el codiciado producto, encontrando tan solo pequeños arbustos silvestres escuálidos y desparramados entre el follaje, de una canela casi sin aroma.

La situación se hizo insostenible. Los víveres escaseaban y los supervivientes estaban extenuados. Ante la imposibilidad de avanzar por la selva, Gonzalo Pizarro resolvió seguir el curso de un río cercano con el auxilio de un bergantín que, por supuesto, deberían construir en aquel mismo sitio. Famélicos y empapados de sudor, los hombres se apresuraron a cortar árboles, preparar hornos, hacer fuelles con las pieles de los caballos muertos y forjar clavos con las herraduras. Cuando la improvisada nave estuvo lista, comprobaron con alborozo que flotaba sobre las aguas. Había sido una tarea ímproba pero sus esfuerzos se veían, por fin, recompensados.

Gonzalo Pizarro pidió a Orellana que se embarcase con sesenta hombres y fuese río abajo en busca de alimentos, considerando que su lugarteniente podría entenderse directamente con los indígenas en caso de encontrarlos, pues conocía a la perfección sus dialectos. Navegando por los ríos Coca y Napo, el grupo de aventureros continuó la marcha durante días y días sin encontrar poblado alguno.

El hambre atenazaba sus estómagos y hubieron de devorar cueros, cintas y suelas de zapatos cocidos con algunas hierbas. Durante estas jornadas dramáticas, Orellana supo mostrarse firme y logró mantener la moral y la disciplina de sus hombres predicando con el ejemplo antes que con las palabras. Al fin, el día 3 de enero de 1542, llegaron a las tierras de un cacique llamado Aparia, que los recibió generosamente y les ofreció grandes cantidades de comida.

Cumplida la primera parte de su misión, Orellana dio las órdenes pertinentes para emprender el regreso río arriba con objeto de ir en busca de Gonzalo Pizarro, quien, según lo acordado, iba a descender lentamente por la orilla hasta encontrarse con su lugarteniente. No obstante, sus hombres se resistieron. Juzgaban que era materialmente imposible remontar la briosa corriente con su insegura nave, y que, aun cuando lo consiguiesen, no podrían cargar víveres, pues el húmedo calor de la selva los echaba a perder en pocas horas. Se negaban a sacrificar estérilmente sus vidas por obedecer una orden suicida. Orellana, convencido por estos razonamientos, se sometió a sus hombres, poniendo como condición que esperasen en aquel lugar dos o tres semanas para dar tiempo a que Gonzalo pudiese alcanzarlos.

Transcurrido un mes y puesto que no había noticias de Gonzalo Pizarro, los exploradores embarcaron de nuevo. Descendieron por las cada vez más turbulentas aguas y el 11 de febrero vieron que "el río se partía en dos". En realidad, habían llegado a la confluencia del río Napo con el Amazonas, al que bautizaron con este nombre después de tener un sorprendente encuentro con las legendarias mujeres guerreras.

La fascinante Amazonia

Puesto que se desvanecía toda esperanza de reunirse con Gonzalo Pizarro, verdadero jefe de la expedición, Orellana fue elegido de forma unánime capitán del grupo. Se decidió construir un nuevo bergantín, al que se puso por nombre Victoria, y continuar por el río hasta mar abierto. Durante el trayecto, los heroicos exploradores arrostraron mil peligros, fueron atacados varias veces por los indígenas y dieron muestras de un valor extraordinario.

El viaje les deparó continuas sorpresas: árboles inmensos, selvas de lujuriosa vegetación y un río que más bien parecía un mar de agua dulce y cuyos afluentes eran mayores que los más caudalosos de España. Cuando dejaron de divisar las orillas de aquel grandioso río, Orellana ordenó que se navegara en zigzag para observar ambas riberas.

En la mañana del 24 de junio, día de San Juan, fueron atacados por un grupo de amerindios encabezado por las míticas amazonas. Los españoles, ante aquellas mujeres altas y vigorosas que disparaban sus arcos con destreza, creyeron estar soñando. En la refriega consiguieron hacer prisionero a uno de los hombres que acompañaban a las aguerridas damas, quien les relató que las amazonas tenían una reina que se llamaba Conori y poseían grandes riquezas. Maravillados por el encuentro, los navegantes bautizaron el río en honor de tan fabulosas mujeres.

El 24 de agosto, Orellana y los suyos llegaron a la desembocadura de aquella impresionante masa de agua. Durante dos días lucharon contra las olas que se formaban al chocar la corriente del río con el océano y, al fin, consiguieron salir a mar abierto. El 11 de septiembre llegaban a la isla de Cubagua, en el mar Caribe, culminando uno de los más apasionantes periplos de la historia de los descubrimientos.

Frente a la acusación de traición

Orellana aún regresaría a España en mayo de 1543, después de rechazar en Portugal una tentadora oferta de someter las regiones que había explorado en nombre del rey Juan III. Tuvo que responder ante el Consejo de Indias de las acusaciones formuladas contra él por Gonzalo Pizarro, que había conseguido salir de la selva ecuatoriana y volver a Quito. Los cargos de abandono, alzamiento y traición fueron desestimados ante las exhaustivas declaraciones de sus hombres, que dieron cuenta de su rectitud y de la honradez de sus actos.

Al año siguiente, Orellana contrajo matrimonio con una joven sevillana de buena familia llamada Ana de Ayala, fue nombrado adelantado de la Nueva Andalucía y firmó con el príncipe Felipe las capitulaciones para una nueva expedición al Amazonas. Sin embargo, en sus negociaciones con mercaderes, intermediarios y prestamistas, entabladas al efecto de preparar el viaje, Orellana fue víctima de su nobleza y su buena fe.

Quien había superado todas las dificultades en el mundo manifiestamente hostil de la selva no fue capaz de vencer las que le planteaba el mundo aparentemente amistoso de la urbe. En la primavera de 1545 había conseguido reunir cuatro naves, pero estaba arruinado y no podía dotarlas de lo más necesario. Se le comunicó que, dado que no había cumplido lo estipulado en las capitulaciones, la expedición quedaba anulada.

Orellana no pudo aceptar esta deshonra y partió a pesar de la prohibición expresa de las autoridades y del precario estado de sus naves. Durante la travesía cometió incluso actos de piratería para conseguir lo imprescindible. El 20 de diciembre llegaba de nuevo a la desembocadura del Amazonas y, sin escuchar los consejos de sus tripulantes, decidió lanzarse inmediatamente río arriba a la aventura.

Sus sueños de gloria terminaron en el mes de noviembre de 1546 en algún punto de la selva amazónica, a orillas del río al que había dado lo mejor de sí mismo. Las fiebres dieron cuenta de la existencia de aquel hombre indomable en medio del silencio de la jungla, roto tan sólo por los gritos de los pájaros. Su tumba fue una cruz más al pie de un árbol, en el escenario más grandioso que pueda concebirse.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
15 diciembre 2014 1 15 /12 /diciembre /2014 10:28

Francisco de Orellana

(Trujillo, España, 1511 - ?, 1546) Explorador y conquistador español, descubridor de la selva amazónica y primer navegante del río más caudaloso de la Tierra.

Poco conocido y eclipsado por nombres de la talla de Hernán Cortés o Francisco Pizarro, Orellana protagonizó, sin embargo, uno de los episodios más brillantes de la historia española en el Nuevo Mundo, siendo su vida un ejemplo de heroísmo y honestidad.

La abuela materna de Francisco de Orellana pertenecía a la familia Pizarro, de modo que tanto por su patria chica como por su linaje no le eran ajenos los aromas americanos. Nada se sabe de su infancia, pero no hay duda de que desde niño quiso emular las gestas de sus paisanos, ya que en 1527, siendo sólo un mozalbete, se trasladó al Nuevo Mundo para integrarse en la reducida hueste de su pariente,Francisco Pizarro.

Junto a él participó en la conquista del imperio de los incas, revelando ser un soldado hábil y sobre todo fogoso, tanto que en cierta ocasión pecó de temerario y perdió un ojo luchando contra los indios manabíes. Antes de cumplir los treinta años, Orellana había tomado parte en la colonización del Perú, había fundado la ciudad de Guayaquil y era, según los cronistas, inmensamente rico.

Al estallar la guerra civil entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro, Orellana no dudó en decantarse a favor de su pariente. Organizó un pequeño ejército e intervino en la batalla de Las Salinas, donde Almagro fue derrotado. Luego se retiró a sus tierras ecuatorianas y desde 1538 fue gobernador de Santiago de Guayaquil y de la Nueva Villa de Puerto Viejo, etapa en la que se distinguió por su carácter emprendedor y por su generosidad.

Además, hizo algo verdaderamente encomiable y singular: puesto que deseaba ligar su existencia a aquellos territorios, juzgó necesario aprender las lenguas indígenas y se dedicó concienzudamente a su estudio. Este afán, que le honra y distingue de sus rudos pares, iba a contribuir en gran medida a que alcanzase la ansiada gloria, como veremos más adelante.

Aun cuando podía haber terminado sus días rodeado de paz y prosperidad, ni las riquezas ni el bienestar podían calmar su sed de aventuras y nuevos horizontes. Por este motivo, cuando supo que el gobernador de Quito, Gonzalo Pizarro, estaba organizando una expedición al legendario País de la Canela, Orellana no vaciló ni un momento y se ofreció a acompañarlo.

El País de la Canela

Las noticias acerca de la abundancia de la preciada especia en las tierras del oriente ecuatoriano se remontaban a una época anterior a la llegada de los españoles, y eran tan prometedoras como las que daban cuenta del fabuloso reino de El Dorado. El hermano pequeño del conquistador del Perú estaba decidido a encontrar la gloria en el descubrimiento de aquel fructífero País de la Canela y con ese propósito salió de Quito en febrero de 1541 al frente de 220 españoles y 4.000 indígenas. Por su parte, Orellana intentó reunirse con él, pero al llegar a la capital tuvo conocimiento de que Gonzalo ya había partido dejando el encargo de que siguiera sus pasos.

A la cabeza de un reducido grupo de 23 hombres, Orellana se dispuso a atravesar los temibles Andes ecuatorianos. Tras recorrer la altiplanicie, comenzó una lenta y fatigosa ascensión sorteando profundas quebradas, laderas pobladas de una maleza impenetrable y pendientes rocosas desprovistas de toda vegetación. En las cumbres andinas, los expedicionarios padecieron a causa del viento gélido y sobrecogedor; más tarde, tras un penoso descenso, el calor tórrido y la atmósfera asfixiante de la selva volvieron a quebrantarles. Al fin, macilentos y diezmados, llegaban al campamento de Gonzalo con un rayo de esperanza brillándoles en los ojos.

La decepción fue enorme. El campamento no se encontraba en ningún fragante bosque de árboles de la canela, sino en una zona pantanosa e inhabitable. Hundiéndose en las ciénagas y tropezando continuamente con las gruesas raíces que alfombran la jungla, los hombres buscaron por los alrededores el codiciado producto, encontrando tan solo pequeños arbustos silvestres escuálidos y desparramados entre el follaje, de una canela casi sin aroma.

La situación se hizo insostenible. Los víveres escaseaban y los supervivientes estaban extenuados. Ante la imposibilidad de avanzar por la selva, Gonzalo Pizarro resolvió seguir el curso de un río cercano con el auxilio de un bergantín que, por supuesto, deberían construir en aquel mismo sitio. Famélicos y empapados de sudor, los hombres se apresuraron a cortar árboles, preparar hornos, hacer fuelles con las pieles de los caballos muertos y forjar clavos con las herraduras. Cuando la improvisada nave estuvo lista, comprobaron con alborozo que flotaba sobre las aguas. Había sido una tarea ímproba pero sus esfuerzos se veían, por fin, recompensados.


Hombres de Orellana construyendo un bergantín

Gonzalo Pizarro pidió a Orellana que se embarcase con sesenta hombres y fuese río abajo en busca de alimentos, considerando que su lugarteniente podría entenderse directamente con los indígenas en caso de encontrarlos, pues conocía a la perfección sus dialectos. Navegando por los ríos Coca y Napo, el grupo de aventureros continuó la marcha durante días y días sin encontrar poblado alguno.

El hambre atenazaba sus estómagos y hubieron de devorar cueros, cintas y suelas de zapatos cocidos con algunas hierbas. Durante estas jornadas dramáticas, Orellana supo mostrarse firme y logró mantener la moral y la disciplina de sus hombres predicando con el ejemplo antes que con las palabras. Al fin, el día 3 de enero de 1542, llegaron a las tierras de un cacique llamado Aparia, que los recibió generosamente y les ofreció grandes cantidades de comida.

Cumplida la primera parte de su misión, Orellana dio las órdenes pertinentes para emprender el regreso río arriba con objeto de ir en busca de Gonzalo Pizarro, quien, según lo acordado, iba a descender lentamente por la orilla hasta encontrarse con su lugarteniente. No obstante, sus hombres se resistieron. Juzgaban que era materialmente imposible remontar la briosa corriente con su insegura nave, y que, aun cuando lo consiguiesen, no podrían cargar víveres, pues el húmedo calor de la selva los echaba a perder en pocas horas. Se negaban a sacrificar estérilmente sus vidas por obedecer una orden suicida. Orellana, convencido por estos razonamientos, se sometió a sus hombres, poniendo como condición que esperasen en aquel lugar dos o tres semanas para dar tiempo a que Gonzalo pudiese alcanzarlos.

Transcurrido un mes y puesto que no había noticias de Gonzalo Pizarro, los exploradores embarcaron de nuevo. Descendieron por las cada vez más turbulentas aguas y el 11 de febrero vieron que "el río se partía en dos". En realidad, habían llegado a la confluencia del río Napo con el Amazonas, al que bautizaron con este nombre después de tener un sorprendente encuentro con las legendarias mujeres guerreras.

La fascinante Amazonia

Puesto que se desvanecía toda esperanza de reunirse con Gonzalo Pizarro, verdadero jefe de la expedición, Orellana fue elegido de forma unánime capitán del grupo. Se decidió construir un nuevo bergantín, al que se puso por nombre Victoria, y continuar por el río hasta mar abierto. Durante el trayecto, los heroicos exploradores arrostraron mil peligros, fueron atacados varias veces por los indígenas y dieron muestras de un valor extraordinario.

El viaje les deparó continuas sorpresas: árboles inmensos, selvas de lujuriosa vegetación y un río que más bien parecía un mar de agua dulce y cuyos afluentes eran mayores que los más caudalosos de España. Cuando dejaron de divisar las orillas de aquel grandioso río, Orellana ordenó que se navegara en zigzag para observar ambas riberas.


Itinerario de la expedición de Orellana

En la mañana del 24 de junio, día de San Juan, fueron atacados por un grupo de amerindios encabezado por las míticas amazonas. Los españoles, ante aquellas mujeres altas y vigorosas que disparaban sus arcos con destreza, creyeron estar soñando. En la refriega consiguieron hacer prisionero a uno de los hombres que acompañaban a las aguerridas damas, quien les relató que las amazonas tenían una reina que se llamaba Conori y poseían grandes riquezas. Maravillados por el encuentro, los navegantes bautizaron el río en honor de tan fabulosas mujeres.

El 24 de agosto, Orellana y los suyos llegaron a la desembocadura de aquella impresionante masa de agua. Durante dos días lucharon contra las olas que se formaban al chocar la corriente del río con el océano y, al fin, consiguieron salir a mar abierto. El 11 de septiembre llegaban a la isla de Cubagua, en el mar Caribe, culminando uno de los más apasionantes periplos de la historia de los descubrimientos.

Frente a la acusación de traición

Orellana aún regresaría a España en mayo de 1543, después de rechazar en Portugal una tentadora oferta de someter las regiones que había explorado en nombre del rey Juan III. Tuvo que responder ante el Consejo de Indias de las acusaciones formuladas contra él por Gonzalo Pizarro, que había conseguido salir de la selva ecuatoriana y volver a Quito. Los cargos de abandono, alzamiento y traición fueron desestimados ante las exhaustivas declaraciones de sus hombres, que dieron cuenta de su rectitud y de la honradez de sus actos.

Al año siguiente, Orellana contrajo matrimonio con una joven sevillana de buena familia llamada Ana de Ayala, fue nombrado adelantado de la Nueva Andalucía y firmó con el príncipe Felipe las capitulaciones para una nueva expedición al Amazonas. Sin embargo, en sus negociaciones con mercaderes, intermediarios y prestamistas, entabladas al efecto de preparar el viaje, Orellana fue víctima de su nobleza y su buena fe.

Quien había superado todas las dificultades en el mundo manifiestamente hostil de la selva no fue capaz de vencer las que le planteaba el mundo aparentemente amistoso de la urbe. En la primavera de 1545 había conseguido reunir cuatro naves, pero estaba arruinado y no podía dotarlas de lo más necesario. Se le comunicó que, dado que no había cumplido lo estipulado en las capitulaciones, la expedición quedaba anulada.Orellana no puo aceptar esta deshonra y partió a pesar de la prohibición expresa de las autoridades y del precario estado de sus naves. Durante la travesía cometió incluso actos de piratería para conseguir lo imprescindible. El 20 de diciembre llegaba de nuevo a la desembocadura del Amazonas y, sin escuchar los consejos de sus tripulantes, decidió lanzarse inmediatamente río arriba a la aventura.

Sus sueños de gloria terminaron en el mes de noviembre de 1546 en algún punto de la selva amazónica, a orillas del río al que había dado lo mejor de sí mismo. Las fiebres dieron cuenta de la existencia de aquel hombre indomable en medio del silencio de la jungla, roto tan sólo por los gritos de los pájaros. Su tumba fue una cruz más al pie de un árbol, en el escenario más grandioso que pueda concebirse.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
15 diciembre 2014 1 15 /12 /diciembre /2014 10:05
CHEF JAVIER FLOREZ

¡Un premio más para nuestro Perú! Por su gran estilo culinario y destacados aromas peruanos la organización Peruvian American Chef Association (PACHA) entregó el premio Cuchillo de Oro 2014 al chef Limeño Javier Florez. #OrgulloPeruano y del Instituto de los Andes

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
15 diciembre 2014 1 15 /12 /diciembre /2014 01:22
EL DIARIO DE INÉS MUÑOZ - AÑO 1542

EL ENCUENTRO DE DOS MUNDOS - HISTORIA DEL PERÚ

1542 - 12 de Febrero. El Amazonas. Después de una muy accidentada expedición, que ha durado más de dos años, Francisco de Orellana llega por el Amazonas al mar del Norte hoy Océano Atlántico.

1542. Del diario de Inés Muñoz: <El achiote es un árbol muy importante, pequeño, que crece en las zonas tropicales, es el principal cosmético de la mujeres nativas, muy efectivo como rubor facial, actúa además como repelente de insectos y protector solar. Los tallos secos son usados para iniciar el fuego por fricción. La madera del achiote es muy apreciada para confeccionar unas delgadas y mortíferas flechas silbadoras. Las hojas son usadas por los chamanes para dirigir los sueños de sus pacientes. Como medicina es larga la lista de sus propiedades contra el dolor de cabeza, nauseas, cicatrizante, antidiarreico, antimalario, antinflamatorio. Su principal aplicación es como colorante en la textilería y en la gastronomía como saborizante. Por todos estos motivos los nativos lo consideran sagrado.>

1542 - 11 de Marzo. Alvear Nuñez Cabeza de Vaca llega a la Asunción del Paraguay.

1542 - 16 de Septiembre. Batalla en las llanuras de Chupas. Derrota de Diego de Almagro El Mozo en cruenta batalla por las fuerzas del gobernador Vaca de Castro, quedan en el campo de batalla más de mil muertos. Al día siguiente son ahorcados en el Cusco más de cuarenta partidarios de Almagro. Inés Muñoz se muestra muy afectada por estos sucesos donde fallecen varios de sus conocidos, su piedad y devoción son más fuertes que sus deseos de venganza.

1542. Diego de Almagro el Mozo, es apresado en su huida al Cusco. Protesta...!No hay tribunal que me juzgue! ¡No me he rebelado contra el Rey! He reclamado justicia y lo que es mío, lo que el Rey me dio... El licenciado Vaca decide que es mejor ordenar la muerte del joven mestizo. El condenado apela... no hay quien le escuche... el mismo verdugo que corto la cabeza de su padre, tal vez, la misma pesada espada, definitivamente el mismo cruel destino, cuatro años después.

1542 - 20 de Noviembre. El Virreinato. Se crea el Virreinato del Perú, por real Cédula firmada por el Rey Carlos V de España.

1542. Las protestas en España del religioso Fray Bartolomé de las Casas dan resultado, se promulgan las “Leyes Nuevas”, que tratan de mejorar la condición de los indígenas americanos y eliminar gradualmente las encomiendas.

1542. El Imperio del sol naciente. Antonio de Mota, explorador portugués es el primer europeo que toma contacto con Japón.

1542. En Europa. Se Publica otra edición, esta vez en Zurich, del primer libro de cocina romana, es otra adaptación esta vez de Gabriel Hummelberg, este incunable fue escrito por Marco Gavio Apicio (Caius Apicius), nacido hacia el 25 a.C. él celebre libro de recetas tiene él titulo de “De re coquinaria libri decem” (Los diez libros de cocina)

1542. En Europa. El editor alemán Steiner publica una muy buena traducción del famoso libro de Platina “De la voluptuosidad honesta y del bienestar” (1475), lo presenta de la siguiente forma: “Sobre la voluptuosidad conveniente y también permitida del cuerpo de deleitarse en la comida, en la bebida, en las diversiones, etc., en toda clase de criaturas y dones de Dios, pescados, aves, caza menor, frutos de la tierra, etc. Por el muy sabio filósofo y orador Bap. Platina de Cremona, que vivió bajo él más sabio y elocuente señor, el emperador romano, Federico III. Traducido escrupulosamente del latín al alemán en el año 1481, por M. Stephanum Virgilum Pacimontanum”.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
14 diciembre 2014 7 14 /12 /diciembre /2014 15:15
AULO VITELIO GERMÁNICO

HISTORIA DE LA GASTRONOMÍA

AULO VITELIO GERMÁNICO (14 - 69) - Este singular personaje ocupa un lugar en nuestra galería de ilustres de la gastronomía universal, por su calidad de gourmet y por la cantidad de fantásticos banquetes que organizo en su vida que han dejado huella hasta nuestros días. Vitelio reunió para su servicio a los mejores cocineros de la época. y su bodega de especias y vinos fue esmerada y famosa.

Nacido el 24 de septiembre del año 14, Aulo Vitelio Germánico, es el hijo predilecto del censor Claudio Lucio Vitelio. Noble y rico, creció y vivió en el entorno de todos los emperadores de su época, desde Tiberio, junto al cual fue educado y con el que compartió sus desenfrenos sexuales y gastronómicos, pasando por Calígula, Claudio y Nerón hasta llegar a Galba otra joyita de la historia.

Vitelio era simpático, deportistas, jugador, mujeriego, es decir los que ahora llamaríamos todo un "play boy" en el sentido mas amplio de la palabra. Su habilidad como piloto de cuadrigas es legendaria, su pasión por el juego le costo fortunas y su sentido de fidelidad con sus amigos le hicieron ganar el favor y el reconocimiento de todos ellos, por supuesto también entre los emperadores de turno, a los que les alegraba el entorno.

Durante su vida militar ocupo importantes cargos en el imperio, siendo muy comentada su actuación como Procónsul de Africa durante el año 61 de nuestra era. En donde descubrió nuevos sabores de alimentos sofisticados mientras gozaba del favor de las hermosas diosas de ébano.

En el tumultuoso año 68, el emperador Galba, encargo a su amigo Vitelio una jefatura en Germania, pensó que era prudente tener a ese popular político lo mas lejos posible. Pero la decisión de exiliar a Vitelio no fue la correcta, las tropas de esa región disconformes por los numerosos reclamos no atendidos, dejaron sentada su protesta ante su nuevo jefe militar, y no se les ocurrió una mejor manera que proclamarlo emperador, situación que le gusto mucho a nuestro personaje, pronto se unieron a la rebelión otras importantes legiones, esta vez de la Britania. El Imperio Romano tenían un nuevo líder de las legiones, Aulo Vitelio Germánico.

A comienzos del año 69, Roma estaba más convulsionada que de costumbre, otro político poderoso, Otón considero que había llegado el tiempo de acabar con el gobierno de Galba y lo mando asesinar en el Foro, ese mismo sangriento día, Otón recibe el mando y él titulo de Augusto.

Lo primero que hizo Otón como nuevo emperador fue dar una ordenanza de amnistía para Vitelio y sus tropas rebeldes y lo llamo a unirse con el en Roma. Vitelio emprendió de inmediato la marcha hacia la capital, pero con la espada desenvainada.

Los dos ejércitos se encontraron en la batalla de Bedriacum, cerca de Cremona. Otón y su ejercito sufrieron una aplastante derrota y el 16 de abril del año 69 se suicido, había sido emperador solo tres meses. Vitelio era el nuevo soberano, sin embargo, en Oriente, empezaron a emerger otras ambiciones y en esta región nunca se llegó a aceptar a Vitelio como gobernante. De esta época es su celebre frase, que ha pasado a la historia: "El cadáver de un enemigo siempre huele bien".

El nuevo emperador empezó a celebrar con singular entusiasmo su triunfo, organizó una serie interminable de banquetes y orgías, despilfarrando las arcas fiscales a manos llenas. Llego al extremo de publicar un rol de fiestas con las que deberían agasajarlo los personajes más ricos e influyentes de Roma, alentando una absurda competencia, en la que se evaluaba la calidad y abundancia de comida y bebida y también la sensualidad y sofisticación, que llegaron a limites insospechados.

Se atribuye a Vitelio, la introducción de una nueva forma de "fuente" en su mesa, nada menos que una hermosa joven desnuda, pintada y adornada con diferentes salsas y manjares, que el emperador lamía y comía, utilizando cadenciosamente sus manos para mezclar sabores y aromas a voluntad.

Existía una cierta divergencia protocolar, que discutía que alimento o sabor, ya sea agrio, dulce o salado, iba mejor en una u otra parte del cuerpo de la doncella. Pero lo que parece que sí pusieron de acuerdo es en donde debería ir la cereza del pastel, lo ultimo en ser devorado, la dulce y rojita fruta era colocada directamente en su ombligo, una a una, antes de ser degustada. La segunda opción para la cereza era la boca, sujetada por los dientes de la joven, cosa que junto con la fruta iba un dulce y apasionado beso.

También parece que existía consenso en determinar la "fuente" y el recorrido de los vinos, que deberían pasar por el "monte de venus" y deslizarse suavemente hasta los orígenes de la vida y del placer, de donde eran absorbidos gota a gota, cuanto mas lento mejor.

Mientras se desarrollaba la arquitectura de la nueva moda, en el Oriente, al severo general Vespasiano no le parecían correctos los desenfrenos del nuevo emperador y decidió marchar sobre Roma para poner orden en la ciudad eterna. Vitelio trato de detener a las tropas de Vespasiano en las afueras de Roma, pero relajadas, mal preparadas y peor dirigidas por el general Fabio Valente fueron fácilmente derrotadas.

Vespasiano intentó ofrecer un plan de rendición, pero cuando su hermano, Sabino y el cónsul Quintio Atico fueron a negociar con Vitelio, se les dio cobarde muerte. La reacción de venganza fue inmediata el 20 de diciembre del año 69, las tropas de Vespasiano había conquistado Roma a sangre y fuego.

Vitelio fue encontrado escondido en su cuarto de especias, embriagado de sabores y aromas, fue abucheado por el pueblo, ajusticiado a golpes y finalmente arrojado al Tiber. Al año 69 se le conoce como el de los cuatro emperadores. Galba, Otón, Vitelio y Vespasiano.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo
14 diciembre 2014 7 14 /12 /diciembre /2014 14:39
TEOFRASTO, EL PADRE DE LA BOTÁNICA

11 – Teofrasto – El Padre de la Botánica

Teofrasto (Nació en Ereso, 371287 aC.) fue un filósofo griego. Marchó a Atenas a una edad temprana, e inicialmente estudió en la escuela de Platón. Después de la muerte de Platón se relacionó con Aristóteles. Su nombre era "Tirtamo", pero se lo conoce por su apodo "Teofrasto", el cual le fue puesto por Aristóteles -según se dice- para indicar la gracia de sus disertaciones. Aristóteles legó a Teofrasto sus escritos, y lo designó como sucesor en el Liceo. Teofrasto presidió la escuela peripatética durante 36 años, durante los cuales la escuela floreció grandemente. Una de las obras más importantes de Teofrasto fue su famoso libro Sistema Naturae. Hizo la primera clasificación sistemática de las plantas basada en sus propiedades médicas. Tras su muerte, los atenienses lo honraron con un funeral público. Su sucesor como cabeza de la escuela fue Estratón de Lampsaco.

Después de haber recibido su primera introducción a la filosofía en Lesbos de parte de un tal Leucipo o Alcipo, fue a Atenas y fue un miembro del círculo platónico. Después de la muerte de Platón, se vinculó con Aristóteles y con toda probabilidad lo acompañó a Estagira. La íntima amistad de Teofrasto con Calístenes, el alumno y compañero deAlejandro Magno, la mención hecha en su testamento de una finca de su pertenencia en Estagira y los repetidos apuntes de la ciudad y de sus museos en la Historia de las Plantas son hechos que conducen a esta conclusión.

Aristóteles lo nombró en su testamento como tutor de sus hijos, legándole su biblioteca y los originales de sus trabajos y designándolo como su sucesor en el Liceo con su propia separación a Calcis. Eudemo de Rodas también hace alusiones a esta situación y se dice que Aristóxeno estaba resentido por esta decisión de Aristóteles.

Teofrasto presidió la escuela peripatética durante treinta y cinco años y murió en 287 aC. Bajo su dirección, la escuela floreció admirablemente —hubo un tiempo en el que hubo más de 2000 estudiantes— y a su muerte le legó su casa con jardín y columnatas como lugar permanente de enseñanza.

Menandro estuvo entre sus alumnos. Su popularidad se puso de manifiesto en el respeto que le profesaban Filipo, Casandro y Ptolomeo y por la desestimación total de un cargo de irreligiosidad interpuesto contra él. Fue honrado con un funeral público, y "la totalidad de la población de Atenas lo honró grandemente, siguiendo el cortejo hasta la tumba", según relata Diógenes Laercio.

Compartir este post

Published by jaime ariansen
Comenta este artículo

Instituto De Los Andes

  • : INSTITUTO DE LOS ANDES
  • INSTITUTO DE LOS ANDES
  • : BLOG DE JAIME ARIANSEN CESPEDES, DIRECTOR DEL INSTITUTO DE LOS ANDES DE LIMA - PERÚ jaimeariansen@hotmail.com
  • Contacto

Enlaces